Facebook Twitter Google +1     Admin

URIBETXEBARRIA ASKATU

Oihane LARRETXEA-Ramón SOLA (GARA)
Una de las noticias más esperadas de los últimos tiempos por la sociedad vasca salía a las 19.54 de la Audiencia Nacional española y volaba en segundos hasta las puertas del Hospital Donostia. Allí, desde las 17.00 -hora en la que los cinco magistrados de la Sección Primera de la Sala de lo Penal se disponían a deliberar sobre la excarcelación de Iosu Uribetxebarria-, decenas de personas esperaban tras la pancarta que pedía la puesta en libertad de los catorce presos vascos gravemente enfermos.
Casi dos semanas antes, en el mismo lugar, aplausos y lloros de alegría recibían la noticia de la libertad condicional decretada por el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro. Pero poco después llegó la negativa a materializar la decisión y el recurso de la Fiscalía, que supusieron un jarro de agua fría sobre las esperanzas de ver al de Arrasate en casa, entre los suyos. Quizá por eso ayer la emoción se sentía contenida, como una mezcla entre alivio, satisfacción y prudencia, como si no se acabara de creer que la sentencia era firme y ya no cabe recurso alguno.
Todas las personas presentes coincidieron en un mismo gesto, casi inconsciente, automático: coger el teléfono móvil para compartir la buena noticia y hacer que se extendiera. «Que sí, que está libre, ya es definitivo», decía una mujer a la persona que tenía al otro lado de la línea. Otra participante en la concentración encontró en la canción «Kalera, kalera» la mejor manera de exteriorizar sus sentimientos: «Kalera, kalera, borrokalari kalera/ kalera, kalera, borrokalari kalera/ hire indarraren beharra diagu/ gure indarrarekin batera».
El resto de los presentes se sumaron enseguida al coro: «Zai dago ama, zai aita, zai andre ta lagunak hator, hator Euskadira, hator, hator etxera. ...». Un irrintzi, aplausos y el ``Txoria txori» de Mikel Laboa completaron una celebración sencilla pero profunda.
Solo quedaba esperar a que los ertzainas abandonaran la habitación-celda en la que Uribetxebarria ha permanecido desde el 1 de agosto, día en que fue trasladado de León a Donostia tras diagnosticársele el cáncer con metástasis. Eso ocurrió alrededor de hora y media después. Y entonces el preso de Arrasate pudo ver por fin la calle sin un incómodo filtro de barrotes, algo que no había podido hacer en los últimos quince años, dado que fue trasladado a una habitación normal.
Contento, pero sereno
Apenas unos minutos después, Uribetxebarria recibía en su nueva morada a un pequeño equipo de GARA, NAIZ y "Berria'' con un único y sencillo objetivo: trasladar un mensaje de agradecimiento a la sociedad vasca. Al otro lado de la puerta de la habitación, tras un pasillo vigilado por un guarda jurado, apareció un Iosu Uribetxebarria sonriente en todo momento, pero con evidentes síntomas de debilidad tras las dos semanas de ayuno y las primeras sesiones de radioterapia. Se declaraba aliviado de que haya acabado todo esto, pero matizaba que todavía ve lejos el día en que vuelva a pisar su casa: «Quizás dentro de un mes...» Hasta entonces seguirá en el Hospital Donostia con el tratamiento.
Ante las cámaras, Uribetxebarria lanzó un beso y se echó la mano al corazón para acompañar un ``Mila esker, Euskal Herria. Zuekin beti eduki dut konfidantza''. El ya exprisionero nos recibió sentado en la silla, a la que se desplazó con dificultad desde la cama, pero obviamente animado por su nueva situación, y ahora ya con el respaldo continuo de los suyos.
Fueron solo un par de minutos, los suficientes para tomar nota del mensaje, para acordarse de sus vecinos de Arrasate y para cruzar algunas bromas con los cámaras que se «cebaron» amistosamente con su figura, ya sin tener que buscarla desde detrás de unas rejas: «Ya publicaréis las mejores, ¿no?'».
Herrira: «Ganar todos»
Herrira ha llevado la batuta de una movilización social que ha sido muy importante durante todo el mes de agosto. Sus representantes encabezaron la huelga de hambre que se inició después de que Uribetxebarria dejara de ingerir alimentos en defensa de su dignidad. Hubo personas que mantuvieron el ayuno durante más de dos semanas, al igual que ocurrió en las cárceles. En la valoración urgente que realizó minutos después de la excarcelación -hoy en Donostia hará una segunda más en profundidad-, su portavoz Jon Garai consideró que «en el caso de Iosu Uribetxebarria todos hemos perdido».
«Ha perdido Iosu, su familia y todas las personas que queríamos salvar su vida, porque no hemos logrado traerlo a casa a tiempo de evitar la metástasis. Y también el Gobierno ha perdido, porque estas políticas del pasado generan el rechazo mayoritario de esta sociedad y convierten a quien las lleva a cabo en un flagrante vulnerador de derechos humanos a los ojos de todo el mundo», dijo.
Por ello, estimó que es el momento de «empezar a ganar, con la paz como objetivo y el respeto a los derechos humanos como guía. Se trata de que nadie más muera a causa del conflicto, que todas las partes pongan rumbo hacia la paz, que se comprometan escrupulosamente con los derechos humanos y que trabajen por cerrar todas las heridas».
La localidad natal del preso, Arrasate, volvió a celebrar ayer, tal y como lo ha hecho diariamente en los últimos 40 días, una concentración en la que se congregaron 300 personas. También hubo movilizaciones en Errotxapea, donde ayer se concentraron 52 personas por los derechos de los presos; en Zaldibia, donde fueron 31; en Atarrabia, 49; y en Hendaia, 32. El sábado se anuncian más actos. Y Herrira inició ayer una visita al Parlamento Europeo para informar de la situación. Mañana un autobús parte hacia allí para realizar una concentración.
Forense y fiscal, en contra
La contundencia de la decisión judicial no puede hacer olvidar que tanto la forense de la Audiencia Nacional como la Fiscalía intentaron hasta el final impedir esta excarcelación.
La polémica forense, Carmen Baena, siguió sosteniendo ante el tribunal que Uribetxebarria no está en situación terminal. Ante el notorio empeoramiento del estado del preso en los últimos días -admitido incluso por el presidente español, Mariano Rajoy-, la forense recurrió a alegar que se trata de una situación transitoria derivada de la aplicación de la radioterapia. Por ello, sostuvo que había que esperar unos días más y hacer luego un nuevo cálculo sobre su esperanza de vida. El informe destilaba, como se ve, la crueldad que ha caracterizado todo este caso.
La Fiscalía avaló esta tesis, pero el tribunal decidió que era hora de zanjar el caso. Sus argumentos no se conocen aún, pero ya no importa mucho: Iosu Uribetxebarria es libre, al fin.
13/09/2012 01:06. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris