Facebook Twitter Google +1     Admin

USTED ESTÁ ACREDITADO.Islamísmo sin limites

MAUDILI PRIETO
Tenemos un vicepresidente de Euskaltel en Kenia siendo juzgado por asesinato. Tenemos la "mártir" de la ezker abertzalea en Cádiz siguiendo en prisión y haciendo creer que la buena es ella. Y tenemos un montón de beneficiarios de la RGI que van haciendo el Ramadán sin que tengamos claro que lo cobren merecidamente. Ya saben, de antemano, que una de las líneas editoriales de ORAIN sobre la religión es ateísmo completo. Y por eso lo sucedido en Orlando, donde un seguidor de ISIS, estadounidense de origen afgano, la emprendió a tiros en la madrugada del pasado sábado al domingo en una discoteca gay donde hacían una fiesta latina. En otras palabras, ¿recuerdan "Una Jaula de Grillos" con Robin Williams y Gene Hackman?. Pues imagínense la versión sangrienta con aires islámicos. Y es que cuando Europa parecía calmarse en sus interiores, está sacando lo peor de si por una situación que genera el propio mundo islámico. Y digo esto porque defender cosas como un pañuelo que tapa el cabello de toda mujer cuando los chavales se ven en el metro de Barcelona esnifando cola de pegar o los antecedentes que tenemos en Bizkaia de hechos efectuados por magrebíes que superan el nivel de la mera humillación a la mujer se suman situaciones como la vivida en Orlando, situación que goteó cuando se descubrió que el Imam de dicha ciudad americana animó a matar los gays no hacia ni dos semanas. Tanto cuento con el pañuelito, con el Ramadán y con ir de pobrecitos, cuando se convierten en un problema a nivel social y europeo. Una cosa es venir con tus tradiciones y otras imponerlas. Eso, los vascos no lo hacemos. Y que yo recuerde, ETA no ha disparado nunca contra una orientación sexual. Estos si. Y eso es ir sin limites.
13/06/2016 12:02. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris