Facebook Twitter Google +1     Admin

USTED ESTÁ ACREDITADO.Kukugerra

MAUDILI PRIETO


Ya temíamos cuando lo publicamos que habría una guerra. Dicho y hecho. Todo empieza con este nombre: 'Katuki Saguyaki', una expresión que combina el euskera y el
japonés, es la nueva marca creada por Mikel Urmeneta, exdirector artístico de
la empresa Kukuxumusu, de la que, según el dibujante pamplonés, ha sido
"expulsado" por el nuevo socio mayoritario.Con este inicio de guerra,
Urmeneta, junto a los "históricos"
dibujantes de Kukuxumusu Txema Sanz, Belatz, Asisko y MKO, ha expuesto la
evolución de esta conocida empresa navarra desde su fundación unos sanfermines
de 1989.Tras años de crecimiento y expansión de la marca,
"la crisis, que no pudimos gestionar nos puso al borde del precipicio.
Nuestra empresa de producción de camisetas entró en concurso, con la
consiguiente sangría económica y  humana, y quedaron muy debilitadas
la empresa creativa y la de encargos a terceros".Ante la necesidad de
"musculatura" financiera y de gestión para evitar más despidos y
garantizar la supervivencia de la marca, llegaron a un acuerdo con el diseñador
Ricardo Bermejo, que se convirtió en accionista mayoritario y administrador
único de la empresa. Urmeneta firmó un contrato de prestación de servicios como
director artístico y mantuvo su 33% de accionariado.El nuevo socio, segun Urmeneta, "se había comprado un juguete nuevo sin leer las
instrucciones y actuó ignorando la historia y filosofía de
Kukuxumusu cambiando de tipografía y logotipo,
manipulación de los dibujos, maltrato al euskera, al origen de la marca y despidiendo a todos hasta que llegó a mi Ricardo Bermejo y me apartó
de la marca, rompiendo unilateralmente el contrato y expulsándome como director
artístico destruyendo todo y sin autorización para recrear
nuestros personajes, iconografía y estilos, pudiendo usar exclusivamente los
dibujos ya adquiridos en el pasado, sin causar daño moral a los autores, y los
que, en un marco de sana competencia, pueda crear a partir de ahora, distintos
y desvinculados de nuestro universo artístico y creativo". Pero la oficial Kukuxumusu ha explicado que la decisión de
prescindir de Urmeneta se debe a la imposibilidad de
pagar "unos elevadísimos honorarios a un director artístico que
apenas aporta y que está centrado en sus proyectos
personales, dejando una empresa con una situació muy delicada, en buena medida debido a la lamentable gestión liderada por el
propio Urmeneta, cuando requería un aporte importante de capital para mantener los
puestos de trabajo, dar confianza a los proveedores y bancos, preservar la
continuidad de la marca y evitar el cierre definitivo, pero su extensa
red de contactos con personajes de alta credibilidad pública, así como su
indudable talento mediático para estar en todas las salsas fueron muchos gastos, mínimos
ingresos, un resultado negativo de sus gestiones y la consiguiente decepción de
nuestro equipo que
en una
situación de pérdidas y de necesario reajuste, es comprensible pensar que una
empresa no puede permitirse pagar unos elevadísimos honorarios a un director
artístico que apenas aporta y que está centrado en sus proyectos
personales".Por ello, añade, se intentó negociar una reducción de sus
honorarios, pero "ni aceptó ni hizo ninguna contrapropuesta, lo que la
empresa entendió como una negativa a seguir en el proyecto en las actuales
circunstancias. Mikel Urmeneta no ha querido
entender que la empresa, los trabajadores y la marca son más importantes que su
persona cuando Kukuxumusu sigue en plena forma. Y eso es
gracias al trabajo de decenas de personas y a los miles de clientes y
seguidores que siguen queriendo besar a esta pulga que nació hace 27 años y
que, tras algunas dificultades, va poco a poco recuperando la salud",
concluye la empresa navarra. Como ven toda una guerra.




29/01/2016 12:03. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris