Facebook Twitter Google +1     Admin

USTED ESTÁ ACREDITADO.Un genio catalán estafando Euskalherria o Joan Villadelprat (como quieran titular)

MAUDILI PRIETO



¿Ustedes recuerdan el caso Epsilon Euskadi y
las acusaciones que formuló este Periódico digital sobre Joan
Villadelprat,entonces col·laborador de TV3 y ahora trasladado a Movistar TV
tras la huida de Josep Lluís Merlos de la cadena catalana?.Pues bien,la
Audiencia Provincial de Araba ha resuelto que la venta “fraudulenta” de bienes
y derechos de Epsilon Euskadi dos años antes de declararse en concurso de
acreedores no puede calificarse como “culpable”, aunque mantiene la condena que
un juzgado gasteiztarra le impuso a Joan Villadelprat, administrador único de
la fracasada empresa automovilística, por “descapitalizar” la actividad más
rentable de la compañía.La sentencia de la Audiencia arabatarra estima así
parcialmente los recursos presentados por Epsilon y Villadelprat. Sin
embargo,se le considera responsable de la quiebra de la firma automovilística,
en la que Lakua invirtió elevadas sumas de dinero, pero elimina la calificación
“culpable” del concurso al observar un “vicio procesal” en la causa.Es
decir,por un fallo de gestión.El Juzgado de lo Mercantil 1 de Gasteiz,como
explicamos en ORAIN en su día,calificó como culpable el concurso de Epsilon
Euskadi y condenó a Villadelprat a 899.263,89 euros y tres años de inhabilitación
para administrar bienes ajenos y representar a cualquier persona, al considerar
que “agravó la situación de insolvencia” de la empresa,hecho que coincidió con
la corruptela a la que también fue condenado Francesc Miró,presidente de
Electrodomèstics Miró cuando pretendió cerrar su filial bizkaitarra Bermudez de
forma ilegal.Esto provocó que denunciariamos desde estas paginas digitales la
actuación del catalanismo convergente contra la economia vasca.Pero el tema de
hoy no acaba aquí.Por entonces,el juzgado consideró que Villadelprat fue
responsabilizado de “la salida fraudulenta de bienes y derechos” de Epsilon en
los dos años previos a la declaración del concurso.Ahora, la Audiencia confirma
que Epsilon vendió el principal activo de la compañía, su rama de competición,
una vez que la empresa había entrado en concurso de acreedores. La sentencia
inicial destacaba que en abril de 2011 Epsilon vendió a la sociedad Epic Racing
SA, creada el mes anterior y formada por personal de la propia Epsilon, todos
los activos de la rama de competición, que tenían un valor neto contable de
algo más de un millón de euros, junto con las relaciones vinculadas a esa rama
y los trabajadores adscritos a la misma. La Audiencia provincial sostiene en su
fallo que “tal venta sirvió para cerrar una vía adicional de pérdidas”.La rama
de competición proporcionaba a Epsilon el 97,5% de sus ingresos y su venta fue
pactada en 200.000 euros, una cantidad que no llegó a abonarse por la compañía
compradora. Añade que Villadelprat “desgajó” de Epsilon “la actividad más
rentable” cuando había iniciado negociaciones con los acreedores, por lo que
fue condenado en primera instancia al pago de casi 900.000 euros a los
afectados por las deudas de la empresa automovilística.La Audiencia confirma
ahora que el administrador único “descapitalizó” la sociedad al transmitir “la
rama que nutría de ingresos” y era “el motor de la empresa, su alma mater, el
mayor de sus atractivos”. La venta de la rama de competición “abocó a la
concursada a su liquidación”, dice la sentencia, que puede ser recurrida ante
el Tribunal Supremo.Epsilon fue creada con ayudas públicas en 2007 para
construir un nuevo centro de innovación e investigación de alto rendimiento
para el desarrollo de componentes avanzados de automoción, pero acuciada por
las deudas solicitó la declaración de concurso en julio de 2011 al acumular
deudas que rondaban los 38 millones. La empresa recibió unos 50 millones en ayudas
del Gobierno de Ibarretxe.Según las sucesivas resoluciones judiciales,
Villadelprat era consciente de la reducción del negocio y de que las pérdidas
se elevaban a 1,3 millones en 2009, pese a lo cual agravó la situación de
insolvencia con los créditos asumidos en 2010, como puso de manifiesto el
informe de la administración concursal. Lejos de reducir el pasivo “contrajo
nuevas deudas y créditos”, como los del Ministerio de Industria de 350.000
euros, una subvención de 642.746 euros del Gobierno vasco de diciembre de 2010
y los dos créditos de La Caixa y BBK de 300.000 euros cada uno ese mismo año.Como
ven,un genio en favor de Euskadi.



 

12/11/2014 21:34. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris