Facebook Twitter Google +1     Admin

ORAIN KALERA.La tempestad jamás vista

MAUDILI PRIETO
El empate a uno del Athletic frente al Real Madrid y la expulsión de Cristiano Ronaldo en San Mamés podría haber sido lo más ajustado al titular,pero en realidad estamos en la gran ciclogénesis que ha asolado las costas de Bizkaia y de Gipuzkoa.A pesar que todos los sistemas de alerta meterológica estaban activados,nada se pudo hacer ante los embates de un Cantábrico embravecido. Tal vez el aviso fue la muerte del joven senegalés que fue aplastado por una ola a principios de semana en el puerto de Ondarroa. La crónica de esta tempestad sin precedentes recordados ni por los mayores anda por territorios.
GIPUZKOA.
En Mundaka y Elantxobe se hundieron cinco embarcaciones y un pantalán se rompió y terminó a la deriva
Donostia,como Bermeo,fueron la zona cero de la furia de la mar. La coincidencia de olas gigantes (de 13 metros a 16 millas de la costa donostiarra) con la pleamar y las mareas vivas hicieron de esta marejada la tormenta perfecta. Pese a las precauciones, el embate de la mar fue mayor de lo esperado en Donostia, como demuestran los daños registrados en los cuatro puentes del Urumea, tres de los cuales (emplazados río arriba) perdieron varios metros de sus barandillas. La mar se adentró en la Parte Vieja en forma de riada de más de un metro de altura. El puerto donostiarra y los bajos de La Concha también sufrieron cuantiosos daños, destrozos que se extendieron por otras localidades guipuzcoanas como Orio, Pasaia, Zumaia, Deba y Zarautz.Y queremos destacar una imágen sin igual.La calle 31 de Agosto, con metro y medio de agua. Los vecinos relataban la noche vivida, aún con nerviosismo incontenible. «Eran las cinco cuando la ama me ha despertado para alertarme de la cantidad de agua que estaba entrando en la calle. Pensaba que estaba exagerando, pero tras insistir me he levantado a ver. Y se había quedado corta. ¡Qué era aquello!», contaba el joven Ander.Otra vecina explicaba que, a pesar de vivir en un tercer piso, hubo momentos tensos al comprobar que el agua «subía y subía, cada vez con más fuerza. Además nos quedamos sin luz, y eso no ayudó a mantener la calma», decía.Sin luz y con pérdidas cuantiosas esperaba Miren Olano a que los bomberos pudieran abrir la puerta de su tienda de ropa, Fiori. Ayer por la mañana debía partir hacia París a elegir la colección de la próxima temporada, pero decidió suspender el viaje para comprobar in situ las consecuencias del temporal. Los bomberos le comunicaban que en el bajo de su tienda había al menos 40.000 litros de agua. Es ahí donde guardaba toda la ropa que compró hace seis meses y que próximamente iba a poner a la venta.
Con ese panorama, apuntaba que no era capaz de pensar en nada. «Estoy totalmente bloqueda. No termino de creerme lo que nos ha pasado», decía sin poder contener las lágrimas. «Mi marido ha venido a las cinco de la mañana y cuando me ha llamado contándome lo que veía, y cómo entraba el mar hasta dentro, le he pedido que saliera pitando. Lo primero es lo primero», decía Olano.El tema de las indemnizaciones,tanto a los comercios donostiarras como a los bizkaitarras afectados será un tema harto complicado,aunque Lakua ha garantizado "todas las necesidades" en dicha materia.

BUSTURIALDEA
Daños importantes en Bermeo, Mundaka y Elantxobe.En Bermeo el fuerte oleaje destrozó varios tramos del muro de hormigón que protege el puerto pesquero y deportivo de Bermeo, donde una de las partes del espigón se derrumbó por la fuerza de la mar, dejando desprotegidas varias de las lonjas donde los pescadores guardan sus aparejos.Mundaka y Elantxobe también vieron cómo el fuerte oleaje causó daños de importancia en sus puertos. Se cayó parte del muro de la Talaia por efecto del oleaje, se hundieron cinco embarcaciones y un pantalán se rompió y terminó a la deriva en la mar. Asimismo, varias lonjas ubicadas en Artza resultaron anegadas por la crecida. El temporal dejó, en ese punto, otra imagen impactante. Una embarcación apareció en la plazuela contigua, en seco, a varios metros de la mar. En Elantxobe -como en los últimos temporales- el club de remo sufrió daños, igual que varias instalaciones portuarias, las lonjas y establecimientos hosteleros ubicados en primera línea de la mar.Mendaxa tampoco se salvó de los embates de la mar destrozando su paseo marítimo.

EZKERRALDEA
La noche del sábado al domingo no fue nada fácil en el pequeño núcleo de Pobeña,cerca de Muskiz, donde sus habitantes se vieron afectados por el oleaje que, procedente de la playa de La Arena, remontó el río Barbadun para infiltrarse en el arroyo Valle y llegar hasta sus casas (situadas a más de 300 metros de la desembocadura). Bares, viviendas, txokos y sótanos, ubicados en la calle Pobeña fueron presa del agua, que desde las 04.30 horas remontaba el pequeño arroyo haciendo inútil la escollera de piedra levantada en su cauce hace varios años para evitar las avenidas de la pleamar.Tampoco la pasarela que une el pueblo con la playa de La Arena se libró. Y las dos últimas placas de hormigón que se asentaban en el arenal acabaron cediendo al horadar el agua la base donde se sustentaban, lo que obligó a cerrar la pasarela diez meses después de concluir su rehabilitación integral. "Hay algunas de las barandillas que se mueven pero la obra nueva no ha sufrido desperfectos al menos a simple vista", comentaban algunos vecinos que se acercaron poco antes de que la Policía local instalara un vallado para impedir el acceso al puente.Tampoco se libró del embate del oleaje la residencia de ancianos ya que las olas derribaron parte de las barandillas que cierran el muro que da al Barbadun. Ni siquiera la conocida caseta de los patos que se alzaba junto al puente cercano a la iglesia de San Nicolás pudo con el empuje del agua y acabó desapareciendo aguas abajo, hacia la mar, junto con buena parte del lecho del río que pasó de ser una angosta V a una imponente U con más de 10 metros de anchura."No habíamos conocido una cosa así en la vida", relataba un vecino de 74 años mientras indicaba la marca de agua que a unos sesenta centímetros del suelo había dejado el temporal en su fachada. "En el comedor he encontrado hasta quisquillas vivas", relataba la propietaria de un bar de los más afectados por la riada.Cantabria,que limita con Kobaron y Pobeña,tampoco se salvó del temporal y Castro,Laredo,Santoña,Noja,Santander o San Vicente de la Barquera vieron destrozos hasta en lugares impensables.

ESKUINALDEA
El día comenzó a despuntar en Eskuinaldea con olas en mitad de El Abra y la boya de Azti que mide las olas flotando a kilómetros de distancia de su ubicación habitual, en la playa de La Salvaje cuya cuesta de arena fue engullida por la fuerza del agua. La mar arrastró todo cuanto pilló a su paso: duchas, farolas, mobiliario urbano, afectando a numerosos negocios y escuelas de surf, como la de Peña Txuri de Sopela. Getxo también sufrió la voracidad de la mar. Las paredes de agua llegaron hasta el paseo de Ereaga, saltando vallas y derribando sin piedad varios tramos del muro próximo al Puerto Viejo. La marea llegó a introducirse en los baños públicos del paseo marítimo, el puesto de la Cruz Roja, la oficina de turismo -inaugurada hace menos de seis meses- y el Hotel Igeretxe. "La cafetería se ha llenado de agua", aseveraba una de las empleadas del local hotelero, cuyos jardines también resultaron muy afectados.Y es que la mar trajo consigo rocas, arena, arbustos, maderas, porquería y mucho barro. "Desde las seis de la mañana hasta la tarde" tuvieron que estar limpiando los aledaños del Igeretxe. Los servicios de limpieza municipales también trabajaron con ahínco para que el paseo de Ereaga, lleno de todo lo que arrastró la mar, retornase a la normalidad lo antes posible.El Puerto Viejo, que al igual que parte del paseo de Ereaga y las playas de Arrigunaga y Azkorri, permaneció cortado al tránsito de peatones desde las 15.00 horas del sábado, también fue víctima del temporal marítimo y el Gobela se desbordó.
03/02/2014 09:38. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris