Facebook Twitter Google +1     Admin

USTED ESTÁ ACREDITADO.Los Goya de Bilbao y de las ostias al Gobierno español.

MAUDILI PRIETO
Bilbo y las críticas al gobierno de Rajoy-y,en general,al ambiente de corrupción-fueron los protagonistas de la 27 edición de los Goya,que,con Eva Hache al frente,hizo un escenario ameno y sarcástico de lo que pasa más allá de los premios.Bilbo quedó representada con la bilbainada de Pablo Berger llamada Blancanieves.Una película muda se llevó 10 de las 18 nominaciones.Berger hizo lo imposible y quedó como obra maestra.El cuentista del Nerbioi,para colmo,golpeó a Lo Imposible -5 de 13-y Grupo 7-2 de 16- y hundió a La artista y La Modelo de Fernando Trueba-0 de 13-.Pero las hostias al Estado vinieron de la mano de una Eva Hache que amenizó la gala de los Goya como solo ella sabe. Su alegato reivindicativo del cine español fue como monologuista y plagado de guiños jocosos a la actualidad del país."¿Por qué no vienen los Príncipes?.Van al balonmano y les ha hecho más daño que el cine?",apuntilló una actriz que señaló a Wert.No dejó títere con cabeza. Más serio fue el tono adquirido por el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, quien recalcó las penalidades que la industria del cine padece desde que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, anunciase una subida del 21% del IVA cultural. "El cine nos pertenece a todos, es un derecho de los ciudadanos", declaró tajante.la gestión de RTVE y del canon digital tampoco se escaparon de las críticas del cántabro.Pero los tijeretazos a la situación lo protagonizaron varias actrices más.La primera fue Candela Peña.La catalana disparó contra CDC y ERC por su payasada al protestar por el uso del erdera en la gala del cine catalán que se celebró semanas antes.Peña ha pasado por lo que casi todos."No he trabajado en los últimos tres años",recalcó.Pero a la ganadora del Goya a la mejor actriz de reparto por Una pistola en cada mano le ha sucedido algo aún más grave. “He visto morir a mi padre en un hospital público donde no había ni mantas para taparlo y al que le teníamos que llevar el agua”, dijo la actriz en su discurso de agradecimiento, en el que también se refirió a la educación pública. “También he tenido un hijo y no sé qué tipo de enseñanza pública va a recibir”, se lamentó Peña, la primera de los ganadores en levantar la voz contra la situación de recortes que se vive en España y reiteró su odio a esos catalanes medio embobados.
A partir de ahí, con elegancia pero con contundencia, el cine español no desaprovechó su gran noche para clamar alto y claro contra la política del Gobierno del Partido Popular. Todo con el ministro José Ignacio Wert presente, aunque las cámaras de televisión apenas lo enfocaron-TVE lo pasó mal- y nunca durante las reivindicaciones que llegaban del escenario. “Si algunos piensan que el sitio adecuado para estos asuntos es mañana en la frutería allá ellos. Para mí, es aquí, entre mis compañeros. Sin sanidad, ni cultura, ni educación, este país no tiene futuro”, agregó Candela Peña.Salió de todo. De Bankia al balonmano de Urdangarin, aunque sin nombrarlo, de la subida del IVA a los sobres de Bárcenas, también sin pronunciar su nombre, la actualidad estuvo presente. Pero no arrebató la gala, como temían tanto Enrique González Macho como Eva Hache. Ellos mismos, sin embargo, no dieron la espalda a los sentimientos y a la preocupación del sector. La primera en zurrar al Gobierno fue la propia presentadora de la gala que ya en su intervención inicial habló de la recaudación del cine español (106 millones de euros) y de los recortes en sanidad y educación. “Parece un dineral pero comparado con esto es calderilla”, defendió Eva Hache. Tal y como había prometido, también el presidente de la Academia pidió directamente al ministro Wert que retirara la subida del IVA y que luchara contra la piratería, en un discurso duro y claro, que fue muy aplaudido por los 2.000 asistentes a la gala. “Pedazo de discurso, Macho”, le soltó al presidente Concha Velasco, al recoger su Goya de honor.De los desahucios se acordó, en cambio, la ganadora del Goya a la mejor actriz protagonista Maribel Verdú. La intérprete de Blancanieves dedicó el premio al director Pablo Berger, a sus familiares pero también a la gente que “ha perdido su casa por culpa de un sistema corrupto y obsoleto que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos”. El único que puso nombre a su protesta fue José Corbacho al entregar el Goya a la mejor actriz revelación. “Es un premio muy apetecible porque lo podía haber ganado Ana Mato o la infanta Cristina”.Y del Sahara,como no,se acordó Javier Bardem.
Los detalles de la gala fueron Concha Velasco, quien recibió el Goya de Honor a la trayectoria con la unanimidad de la Academia del Cine. De esa forma, la trayectoria de la actriz vallisoletana de 73 años, que nunca ha antes había obtenido un Goya, a pesar de haber sido nominada dos veces, por fin se vio recompensada. Velasco provocó risas y grandes aplausos al recoger su galardón, en manos de su sobrina Manuela Velasco, al grito de "por fin tengo en mis manos un Goya" y José Sacristán, ya que protagonizó una de las mayores alegrías de la noche al recoger su premio a mejor actor por El muerto y ser feliz. "Se ha hecho de rogar", bromó el actor veterano. Su emotiva dedicatoria estuvo dirigida a las más jóvenes: "Me siento muy orgulloso de ser parte de esta nueva generación de cineastas que vienen demostrando no solo un talento inmenso sino un coraje fuera de lo normal".El resbalón Zubizuri fue cometido por los actores Adriana Ugarte y Carlos Santos al confundir el nombre del premiado en la categoría a mejor canción. "El Goya a la mejor canción original es para Los niños salvajes, de Pablo Cervantes", dijo Ugarte. Los encargados de recoger el galardón han empezado a celebrarlo (besos, abrazos y abotonarse la chaqueta para dar bien en televisión). Era la tercera nominación para Cervantes, pero cuando sus compañeros han empezado a bajar la escalera del patio de butacas para subir al escenario se han tenido que quedar a medio camino,ya que Carlos Santos dejó helados a los espectadores: "Un segundo, tenemos que lamentar un error, nos han dado dos sobres. Es un error gordo, lo sentimos muchísimo", ha dicho el actor conocido por su papel de Povedilla en la popular serie Los hombres de Paco, que ha añadido con la frente sudorosa: "El Goya es...", y ha dado paso a su compañera de patinazo, que tras morderse el labio inferior con evidente rostro de vergüenza, ha aclarado: "Lo siento... el Goya es para No te puedo encontrar, por Blancanieves, de Juan Gómez Chicuelo y Pablo Berger".Tras la confusión y estupor, ha salido al escenario el director de la película muda en blanco y negro, Pablo Berger, con cara de sorpresa, para dar paso a Silvia Pérez Cruz, la cantante del tema ganador.Querían joder un premio a un catalán y se salió a un catalán y a un vasco.Ni Wert lo podía haber hecho mejor.


18/02/2013 09:45. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris