Facebook Twitter Google +1     Admin

USTED ESTÁ ACREDITADO.La periodista Anna Grau deja el diario ARA confirmando el modus operandi de los catalanístas que denunció ORAIN

MAUDILI PRIETO
Paradojas de la vida.Nos copiaron el nombre y ahora copian los métodos de aniquilación de CIU y ERC cuando alguien les es incómodo.Y esto es lo que ha pasado con la periodista catalana Anna Grau.Grau,columnista del diario en catalán "Ara" (Orain,geure hizkuntzan) ha denunciado que abandona el rotativo por aquello que ha denunciado sistemáticamente esta revista digital sobre los catalanístas que se acercan a los partidos abertzales haciendo creer que son "amigos" cuando,en realidad,son enemigos.Por ello,la columna de hoy la dejo que la escriba la compañera Grau y que explique,de su puño y letra,lo que ORAIN y este servidor de todos ustedes ha explicado de forma reiterada.
ANNA GRAU
En mi última etapa en el Avui tuve muchos problemas con gente que, a veces por sectarismo sincero, a veces simplemente por dependencias personales, me intentaba presentar como una especie de quintacolumna facha. Sufrí boicots de muchos tipos que culminaron cuando, ya de columnista en Nueva York, mi artículo pasó de la contraportada en las páginas interiores, poco después de hacer algunas críticas al independentismo desde la catalanidad. Debe dar mucho miedo, eso", explica.Me gustaría destacar que todo esto ocurría mucho antes de que yo empezara a escribir en el diario ABC, algo de lo que no me avergüenzo nada. No comparto todo lo que escriben todas las personas que firman en el ABC. Cuando escribía en el periódico Avui tampoco compartía, sin ir más lejos, muchas cosas que escribía Salvador Sostres. Yo me hago responsable de mis escritos y nada más.También me gustaría destacar el hecho curioso que, mientras en el ABC nunca me ha perjudicado haber escrito en el periódico Avui o el Ara, en estos sitios sí que me he encontrado gente muy hostil por el hecho de escribir yo en la prensa española. Debo decir que mi experiencia personal es de sufrir la máxima intolerancia por el lado catalán, no por el español", constata.Cuando me vinieron a buscar del Ara me hice ilusiones de normalización, de una prensa catalana más calificada, compleja y libre. En el proyecto hay personas que admiraba y admiro, que quería y quiero, por ejemplo Albert Om, Toni Soler o el director, Carlos Capdevila, que me han apoyado de muchas maneras.Sin embargo,desde el primer día,he tenido problemas, generalmente con las mismas personas con las que ya los tuve en el Avui. He sufrido boicots mezquinos y pequeños, otros más graves, sobre todo, otra vez, cuando publiqué un par de artículos críticos con el independentismo, y críticos desde la catalanidad, que, insisto, parece que es lo que da más miedo.Se me hizo saber que había habido ’problemas’ y ’llamadas de protesta’ a raíz de estos dos artículos, en los que intentaba hacer pedagogía del daño que un independentismo irreflexivo, freudiano y de corto vuelo puede hacer a la sociedad y a la causa catalana"(léanse los artículos en internet en las siguientes direcciones:http://www.ara.cat/ara_premium/contraportada/drama-del-Pujolgate_0_457154292.html y http://www.ara.cat/ara_premium/contraportada/Escurcons-als-mugrons_0_465553463.html).
A partir de esos textos,todo volvió a tener un aire muy tristemente familiar de persecución, de mirar con malos ojos, de leerse mis artículos con prevención, como si los hubiera escrito el demonio. Una y otra vez se me dijo ’tienes razón en esto o aquello, pero el lector catalán no lo entenderá’.Toda excusa valía,pero lo siguiente que supe es que se esperaba de mí que modificara un poco este artículo:http://www.ara.cat/ara_premium/contraportada/Matar-Pilar-Rahola_0_499150092.html
Me pidieron que cambiara el título original, que era ’Matar a Pilar Rahola’, y la frase final, que era ’de más políticamente correctos maduran’. Una vez más se me dijo que el lector catalán no estaba preparado y que no lo entendería. Deben de tener una visión más paternalista y pesimista de la que tengo yo. En este caso me avine a los cambios más que nada por la naturaleza del tema, que no dejaban de ser las posibles amenazas de muerte contra una persona. Pero no dejé de notar que se hacía sistemáticamente la lectura más simplista y negativa posible de lo que yo escribía.Adjunto el documento de la contra que envié para ser publicada el martes 28 de junio, y que ellos decidieron no publicar después de pedirme que cambiara y negarme yo, entre otras cosas porque era técnicamente imposible, a la hora del lunes que me lo dijeron. No descarto que algunas personas implicadas en el proceso (no todas) actuaran con el propósito deliberado de conseguir exactamente el efecto que ha habido: que yo renuncie voluntariamente a escribir en el Ara".Si se lee el artículo se ve que es sobre un episodio de racismo inverso fuerza típico en determinados ambientes de Nueva York. No me invento nada (el hecho es real, y más bien está suavizado que exagerado en el artículo) ni saco nada de quicio. Estas cosas pasan, y pasan continuamente. Mi artículo pretende denunciar esto y la frustración que una persona no racista (tengo un montón de artículos sobre el tema en dos lenguas que me avalan) siente cuando se enfrenta a una situación así. Sin embargo, y después de tanto oír decir que "tienes razón, pero el lector catalán no lo entiende", por si acaso en el último párrafo dejo claro que la persona que baja del autobús (yo) después de un duro enfrentamiento con una negra racista acaba teniendo dudas sobre la propia actuación, sobre si no se podían haber encontrado escenarios menos agresivos. El diálogo con mi hija (que además es real) alumbra esto, creo, sin ninguna sombra de duda.Una vez más se me dijo que el lector catalán no lo entendería y se me acusó de haber escrito un artículo racista, lo que me hirió y ofendió. No sé si atribuirlo a la mala fe de algunos, la mediocridad de otros o que finalmente siempre llega el día en que los mejores se dejan calentar la cabeza por peores. El Ara no es un bloque monolítico, como no lo es la sociedad catalana (eso digo en mis artículos, precisamente!) En cualquier caso primero se me amenazó de retocar ellos el artículo y por fin no se publicó. Creo que en el mejor de los casos podemos hablar de lectura sesgada por prejuicios (si el artículo tuviera otro autor, ¿la lectura sería otra?). El artículo puede ser criticable y opinable, como todos los míos, como los de todos. No considero -ni conozco a nadie sensato que considere- que sea un artículo impublicable, de no haber agenda oculta.Después de saltar del artículo llamé al director, Carles Capdevila, para comunicarle mi decisión de dejar el diario, que él me rogó que reconsiderase, admitiendo que tal vez había habido errores en el proceso. En cambio el jefe de Opinión, Ignasi Aragay, lo tenía clarísimo: ’Lógico, porque el Ara va por un lado y tú por otro".Más claro, el agua.Sea como sea me ha quedado claro que el proyecto no es tan amplio y plural como yo pensaba, y que yo no tengo sitio.
MILA GALDERAK------¿Qué dice el diario "Ara" al respecto?.
Según han consultado algunos medios al periódico,las fuentes del diario catalanísta dicen que "no publicamos un artículo porque no lo hemos considerado conveniente,pero tenemos todo el interés en que Anna Grau continúe escribiendo en el diario a partir de septiembre".Desde ORAIN debemos decir que esta respuesta del diario Ara nos son familiares,como,por ejemplo,el périto del Departamento de Bienestar Social y Família de la Generalitat,Sergio Gispert, cuando afirma "por mi parte,cuando digo que un trabajador no es apto para un trabajo no debería tener el derecho a trabajar,pero como estamos hablando de la Administración,pues el tema es distinto".
¿La caída de Grau lleva al caos al Ara?
Lo que está claro es que Ara no ha conseguido la implantación que pretendía y la prensa en lengua catalana está empezando a concentrarse en las ediciones en catalán de los dos grandes rotativos barceloneses,"El Periódico" y "La Vanguardia".Aunque los estudios dicen que hay crecimiento en los tres diarios cercanos a "Berria" (El Punt,Avui y Ara),juntos no le llegan a cualquiera de los dos primeros por separado.La marcha de Grau puede ser el primer síntoma de que el proyecto de Carles Capdevila,Toni Soler y Albert Om venía demasiado contaminado por el mundo de ERC y con restos del ala más independentista de CDC.
¿Ha pasado algo así en la prensa en euskara?
No se conoce censura alguna ni en Berria ni en Egunkaria.Sin embargo,si ha habido algún tema tabú con Martxelo Otamendi cuando se le indicó por parte de ORAIN las dificultades económicas que atravesaba la Euskal Etxea de Barcelona en 2004 y se permite la estancia del abogado Jaume Asens Llodrà y del periodista David Fernández como miembros de la plataforma "Egunkaria Libre" cuando sus actuaciones en otros campos evidencian que su interés no es el más cercano a otros miembros de la plataforma ni del equipo de Berria ni de este medio,que es accionista de Berria.


















07/07/2011 18:25. ORAIN-Euskal Aldizkaria Katalunian #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

orain



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris